lunes, 24 de abril de 2017

GRAFENO . . . que te empiece a sonar esa palabra.-

Transforma agua de mar en agua potable gracias al GRAFENO


¿Transformar agua de mar en agua potable con un tamiz de grafeno? Lo han conseguido. Un equipo de científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) ha logrado crear unas membranas de óxido de grafeno que no se agrandan en contacto con el agua y que son capaces de tamizar las sales comunes.Transformar el agua de mar en agua potable podría proporcionar este preciado bien a millones de personas en el planeta que tienen dificultades para acceder a fuentes adecuadas de agua limpia.

Los poros del tamiz de grafeno diseñado por los expertos son tan pequeños que puede controlarse con precisión hasta a escala atómica, por lo que es posible tamizar las sales comunes. Estas membranas de óxido de grafeno desarrolladas en el Instituto Nacional del Grafeno ya han demostrado el potencial de filtrar pequeñas nanopartículas, moléculas orgánicas, e incluso las sales grandes.

Hasta ahora, sin embargo, no se podían tamizar las sales comunes porque requerían tamices aún más pequeños y las membranas se hinchaban al ser sumergidas en agua, con lo que las sales más pequeñas aún seguían filtrándose junto con el agua.

Para resolver este problema, los científicos diseñaron una estrategia para para evitar la inflamación de la membrana cuando se expone al agua. De esta manera, al filtrar el agua salada, esta ya sí es segura para beber, pues hasta las sales más minúsculas quedan atrapadas en este filtro, ya que el tamaño de los poros puede controlarse con enorme precisión para poder separar la sal disuelta en agua u iones y moléculas, ajustando el tamaño al de estas partículas.

"La realización de membranas escalables con tamaño de poro uniforme a escala atómica es un importante paso adelante y abrirá nuevas posibilidades para mejorar la eficiencia de la tecnología de desalinización", explica Rahul Nair, coautor del trabajo.

Los científicos esperan crear estas membranas de óxido de grafeno a escalas más pequeñas con objeto de poner a disposición de los países que no tienen infraestructura financiera para una planta de desalinización a gran escala, 
una forma de poseer agua dulce segura y accesible.

Las tecnologías de desalinización se han convertido en un imperativo con la reducción de los suministros de agua a causa de los efectos del cambio climático.

martes, 31 de enero de 2017

QUE ES UN BUEN CHALECO SALVAVIDAS O PFD.-

AYUDA A LA FLOTABILIDAD Y CHALECOS SALVAVIDAS



Hasta ahora hemos analizado y evaluado gran parte del equipamiento del kayak de pesca, 

sin embargo no habíamos hablado de uno de los elementos más importantes para la práctica de esta actividad, a saber, 

el chaleco salvavidas o PFD (Dispositivo de Flotación Personal).

En la actualidad existen diversos modelos de chalecos de pesca en kayak, pero lo más


importante es advertir que estos accesorios no son chalecos salvavidas, sino dispositivos

de ayuda a la flotabilidad que nos  mantendrán a flote en caso de caída al agua y que
adicionalmente nos pueden proteger del frío y de golpes.


En este artículo vamos a estudiar, en función de la normativa vigente, los diferentes chalecos salvavidas


existentes y aprenderemos a interpretar la etiquetación CE EN de los mismos. 


Pero recuerden que el mejor  chaleco es el que se usa y hay que usarlo siempre, 

si por cualquier razón nos molesta habrá que cambiarlo por un modelo más ergonómico 

que sea más cómodo.

Al adquirir un chaleco salvavidas o de ayuda a la flotabilidad comprobaremos que en la etiqueta figura el 
logotipo CE, conforme a lo dispuesto en los Reales Decretos 1407/1992 y 159/1995, que nos indicará que
 el chaleco ha superado todas las pruebas y que los materiales que se han utilizado en su elaboración cumplen
 con la Normativa Europea que desde el 1 de Julio de 1995 deben satisfacer. Esta normativa define los chalecos
 en función de su flotabilidad expresadas en Newton (10 Newton equivalen aproximadamente a 1 kg)Esta Normativa Europea clasifica en 4 categorías los distintos chalecos existentes en función de su flotabilidad:
 50, 100, 150 y 275 Newton, cuya referencia se ha calculado para un usuario de 70 kg.
 Esto significa que la flotabilidad real del chaleco varía en función del peso del usuario.

En la siguiente tabla se han clasificado las cuatro categorías de chalecos en función de la norma, flotabilidad, 
tipo de flotabilidad, categoría de navegación, tipo de embarcación, características y complementos 






 






Bien, ya sabemos diferenciar entre los distintos tipos de chalecos que podemos encontrar en el mercado, 
y como hemos podido deducir de las tablas anteriores el chaleco que vamos a utilizar en nuestro kayak es
 el primero de ellos, CE EN 393/A1, de 50 Newton que no llega a ser un chaleco salvavidas sino un dispositivo
 de ayuda a la flotabilidad. Como hemos descrito al principio se determina la flotabilidad en base a un usuario 
de 70 kg, pero en la mayoría de los casos nuestro peso estará por encima de la referencia en base a la que
 se realiza el cálculo de la normativa, por lo que tendremos que prestar especial atención al etiquetado en el 
que nos dará el parámetro de Flotabilidad real. De esta forma veremos como muchos fabricantes de chalecos 
de 50 N nos indican una flotabilidad real de 75 N.
Estos chalecos de 50N, están pensados para mantener al usuario en el agua con una seguridad razonable, 
suponiendo que sea capaz de ayudarse a sí mismo y que sepa nadar, así como para permitirle desplazarse
 sin estar incómodo y ayudarle a concentrar sus esfuerzos en salvarse más que en mantenerse a flote.
Es muy posible que dada la corpulencia y peso del kayakista o por su propia inseguridad motivada por no saber
 nadar en la medida que exige cualquier actividad en el mar, opte por un chaleco salvavidas hinchable.
 Para comprender mejor la función del chaleco salvavidas y el tipo de protección que nos ofrece vamos 
a explicarlo de forma gráfica.










Dentro de la categoría de los chalecos de 50N, los que a nosotros nos interesan son los específicos de pesca,
 y en el mercado podemos encontrar modelos para todos los gustos. Tras el análisis de los que hemos visto,
 bien sea en tiendas o a través de la red, el chaleco debería tener al menos las siguientes características. 
En primer lugar hay que buscar comodidad y libertad de movimientos durante el paleo así como en maniobras
 de rescate, para ello es necesario que el chaleco posea orificios amplios para los brazos y que el material flotante esté concentrado en la parte baja del mismo. Para poder guardar los accesorios de pesca y los de seguridad (silbato, espejo de señales, etc.) 
debe contar con bolsillos autodrenantes, hebillas y seguros. Para poder ajustar perfectamente el chaleco
 a nuestro cuerpo debe contar con cintas de amarre a nivel de la cintura y de los hombros, y finalmente, 
utilizar colores vivos y fuertes con cintas reflectantes que nos hará visibles en caso de mala visibilidad
 (niebla, orto u ocaso).

 

jueves, 12 de enero de 2017

Julio Argentino Roca y la Gran Mentira Mapuche.-




Este paradigma de la Nación Argentina es denostado por una campaña intencional que pretende disolver los valores de la argentinidad. Lamentablemente la ignorancia histórica hace que muchos honestos ciudadanos se presten a colaborar con esta aviesa campaña.





El General Julio Argentino Roca

“Roca no encabezó una campaña privada en 1879. Fue como Comandante en Jefe del Ejército Nacional a cumplir la misión que Avellaneda, presidente de la Nación Argentina, elegido por el pueblo, le había asignado. Y esa campaña estuvo destinada a integrar, a incorporar de hecho a la geografía argentina, prácticamente la mitad de los territorios históricamente nuestros, y que estaban bajo el poder tiránico del malón araucano, cuyos frutos más notables eran el robo de ganado, de mujeres y la provocación de incendios.


Enciclopedia Salvat — Diccionario — Editado en Barcelona — 1972:
MAPUCHE: Adj.- Natural de Arauco — Perteneciente a esta Provincia de Chile.
Masculino — Idioma de los araucanos.
TEHUELCHE: Adj. y sust. — Dícese de un individuo de un pueblo amerindio cazador, que, con otros grupos integró la llamada “Cultura de las Pampas” en Argentina y Uruguay. Exterminados en gran parte por los conquistadores españoles y los araucanos quedan reducidos núcleos en Tierra del Fuego.

Los araucanos, hoy denominados mapuches, llegaron a la Argentina allá por 1830, cuando la Nación Argentina era ya independiente y soberana. Por lo tanto, fueron invasores. El primer grupo de invasores los constituyeron aproximadamente unos 100 indígenas capitaneados por Yanquetruz. Se afincaron en Neuquén y desde allí se fueron extendiendo hacia el sur y el norte.


El verdadero genocidio lo cometieron los araucanos cuando aniquilaron a los Guenaken, también llamados Tehuelches, que eran lo auténticos aborígenes de la Patagonia norte.

Actualmente como argentinos tienen todos los derechos al igual que los demás argentinos, pero no a intentar falsear la historia y pretender les devuelvan tierras que nunca les pertenecieron.”

1.- En 1879: el cacique Calfucurá había muerto años antes, dejando al mando a su hijo Manuel Namuncurá, como Cacique. El pedido antes de morir a su hijo fue: no dejar Carhué al “huinca” o sea al blanco. El camino de los chilenos, que asi se llamaba en aquellas épocas, bajaba desde la actual Córdoba y recorria todo el noroeste bonaerense donde habían pozos o lagunas de agua dulce que utilizaban para descansar de los malones y llevar las haciendas a Chile, previo dejar los cautivos en las tolderías. El Plan Alsina en 1876, fue cortarles esas aguadas, y la famosa Zanja o Paredón de Alsina, fue para que no pudieran pasar con lo robado facilmente.

El general Roca, cuando fue Ministro de Guerra, citó en Carhué en abril de 1879 a todos los oficiales de la nueva línea de Frontera (Zanja de Alsina) para organizar la marcha hacia el Río Negro. Las tropas de Villegas fueron a vanguardia y las primeras en clavar el Pabellon Nacional a orillas del citado Río. El general Roca venía a retaguardia.

Luego en Choele Choel, organizo a las tropas, nombrando Comandante en Jefe de la nueva Línea de Frontera Neuquén Rio Negro al entonces Coronel Conrado Villegas, luego General.

Y le encomendó toda la organización de la misma e incluso fundar ciudades, escuelas, etc.
El cerebro de esta Conquista al Desierto, fue en realidad el General Conrado Villegas, hombre que admiró Roca, y del cual fue su mejor amigo y camarada. Unos meses antes de terminar la campaña en 1883, Villegas muere a los 43 años en París, mandado por Roca para sanarlo y que luego tomara la Conquista del Chaco. Pero esto no pudo ser. En París dejó asombrados a los mejores médicos europeos que lo atendieron (tenía problemas de corazón, por el esfuerzo de tareas hechas), de haber sobrevivido a las 47 heridas de arma blanca que tenía su heroico cuerpo.

2.- Ambos bandos contaba con fusiles Remington. Los araucanos los traían de Chile, a donde se los vendían los ingleses a cambio del ganado argentino robado en los malones. Prueba de ello es que la columna del Ejército Nacional comandada por el Gral. Villegas tenía como objetivo clausurar y controlar los pasos andinos por donde les llegaban a los araucanos los Remington.


3.- Los indígenas araucanos eran tradicionalmente muy guerreros. Recordemos que en los primeros tiempos de la conquista española asolaron varias importantes ciudades en Chile que los chilenos tardaron siglos en reconquistar.

4.- Los araucanos, en el año 1250 subieron hacia el norte y destruyeron el Imperio de Tiahuanaco. Este Imperio era mayor y mucho más civilizado que el posterior imperio de los Incas que comenzó luego en el año 1280.


5.- El uso actual del término “mapuche” y las falsas reivindicaciones de estos son maniobras disolventes y disgregantes que practican políticos con minúscula en las últimas décadas con finalidades anti-nacionales, y para beneficio propio.

Malones : los salvajes ataques indios

Adolfo Alsina -ministro de Guerra- elaboró un plan en el cual proponía aumentar el área de poblamiento de las fronteras. En un informe enviado al Congreso en 1877, Alsina decía: “El plan del Poder Ejecutivo es contra el Desierto para poblarlo y no contra el indio para destruirlo”.

Las tierras que ocupaba Juan José Catriel con su tribu en las proximidades de Azul (provincia de Buenos Aires) eran muy buenas y los indígenas no las cultivaban.

Alsina quiso lograr por medio de acuerdos, que ellos se desplazaran hacia el oeste, donde se les organizaría militarmente como guardias nacionales a cambio de alimentación y vestuario. Se firmó un tratado con los indígenas de Azul a fines de 1875.

Como consecuencia muchos quedaron descontentos con las condiciones del acuerdo, entre ellos el hijo de Calfucurá, que organizó una sublevación general, contando con el apoyo de Catriel, Pincén y Baigorrita, y sus indígenas de pelea. Si bien Catriel había firmado el tratado con las tropas del gobierno, no tardó en ponerse del lado de Namuncurá -hijo de Calfucurá- y los malones se intensificaron.

En la tribu de Catriel se inició una sublevación y los otros caciques acudieron en su ayuda, formando una fuerza de alrededor de 4.000 lanceros. El frente de la invasión abarcó desde Tres Arroyos a Alvear. Los indígenas penetraron hasta las poblaciones y estancias de Azul, Tandil y Tapalqué.

Asesinaron a los soldados de los fortines sorprendidos, y a sus pobladores. Capturaron mujeres y niños, incendiaron poblaciones y viviendas, tomaron cautivos y arrearon la hacienda.

El 1° de enero de 1876 las tropas de los sectores sur y oeste, al mando del Teniente Coronel Lorenzo Winter, hallaron en la laguna de La Tigra -al sudoeste de Olavarría- la masa principal de las huestes de Namuncurá y Catriel. Los indígenas fueron derrotados y los sobrevivientes se alejaron dejando 70.000 vacunos, 30.000 yeguarizos y 40.000 lanares.


Fueron perseguidos más de 100 Km. El coronel Conrado E. Villegas salió del fuerte Lavalle en la región de Tapalqué y alcanzó al oeste de San Carlos, una partida de 200 indígenas, a los cuales se les arrebató por la fuerza el producto de los saqueos realizados.

Los indígenas resistieron a pie la fusilería y la artillería de los defensores y fueron diezmados. Se rehicieron y volvieron a atacar a las tropas de Dónovan, pero fueron rechazados una vez más. La operación más importante que se llevó a cabo fue la de la columna de las divisiones sur de la costa sur al mando del coronel Nicolás Levalle, que finalizó una semana más tarde en el triunfo de Lagunas Paragüi, a 80 Km. de Juárez.

Los indígenas pertenecientes a las tribus de Namuncurá, Catriel y Pincén sumaban alrededor de 3.000 y avanzaron sobre Juárez, Tres Arroyos y Necochea. Cerca del fortín Defensa, Lavalle les salió al encuentro y se trabaron en lucha cuerpo a cuerpo, y al arma blanca. El combate duró más de cinco horas, el día era nublado y al despejarse, se vio a los blancos rodeados por fuerzas numéricamente muy superiores y en una situación muy crítica.

Ésta fue salvada por la reserva de Lavalle, el regimiento de caballería al mando de Maldonado, que cargó sobre los indígenas diseminados por la lucha e hizo una gran matanza. Se salvaron los que huyeron, abandonando la hacienda robada.

Los bravos expedicionarios se convirtieron así en zapadores, al-bañiles o chacareros y soportaron con heroísmo los peligros y privaciones a que se vieron sometidos. El plan de Alsina fue, empero, criticado por quienes creían que la guerra “defensiva” no era la más acertada para combatir a los salvajes.

La Zanja de Alsina


Los malones arreciaron a comienzos de los años 70 del siglo XIX y en 1872 se efectuó la incursión más grande de todas. Ese año, Calfucurá, al frente de seis mil "indios de lanza" avanzó sobre los pueblos de General Alvear, 25 de Mayo y Nueve de Julio. Murieron más de 300 cristianos y se arrearon unas 200.000 cabezas de ganado. Aunque, en rigor, la pérdida de vidas humanas producida en el asalto a los caseríos era cruento resultado de una eficaz maniobra de distracción que obligaba a los soldados a atender la defensa de puntos fijos, en tanto los campos eran vaciados de animales: el horror del malón y su rosario de víctimas y cautivas era, en el fondo, mera escenografía del robo de animales que "el salvaje" luego vendía.

El propósito de la zanja era el de de facilitar la defensa de las tierras ubicadas dentro de la línea de frontera y procurar la defensa de los nuevas pobladores contra los ataques, cada vez más agresivos, de los aborígenes que ocupaban los territorios ubicados fuera de dicha línea. Estos habían venido siendo arrebatados a los pueblos ranqueles y pampas y a otras etnias originales autóctonas —con quienes por periodos intermitentes se habían logrado relaciones relativamente pacíficas— por inmigrantes mapuches o araucanos que, provenientes de Chile, produjeron su araucanización a través, primero, del saqueo de poblaciones aborígenes establecidas en relaciones más o menos pacíficas con los blancos, y, luego, de las poblaciones blancas o "huincas".


El doctor Adolfo Alsina, ministro de guerra y marina del presidente Nicolás Avellaneda, abordó la necesidad del estado argentino, sensible al pedido de colonos, estancieros y comerciantes, de separarse físicamente de las tierras pobladas por los indios que originaban malones -ataques que, infrecuentes al principio, se remontan a la época de la dominación de la corona española- creando una zanja o trinchera, para consolidar del lado del Estado argentino el dominio del territorio.

Había antecedentes de obras similares. Así, al norte de Santa Fe hubo, en cierta época y con igual intención, una "zanja de López". Adolfo Alsina, ministro de Guerra de Avellaneda, tomó de ahí la idea de su famosa zanja, ancha de tres metros y con dos de profundidad, medio metro en la estrechez de la base y bordeada por un terraplén de un metro de alto por unos cuatro de ancho. Se planeó guarnecer con ella todo el gran arco desde Bahía Blanca hasta Río Cuarto, pero sólo llegó a ser abierta en unos 400 y pico de kilómetros, desde Nueva Roma, sobre el Chasicó Chico, hasta Italó, en el extremo nordeste de la actual provincia de La Pampa. Esta era una de las comandancias de la frontera, junto con Trenque Lauquen, Guaminí, Carhué, Puán y Bahía Blanca. Se extendió hasta varias de ellas el telégrafo y fue desparramado, bajo su dependencia, un centenar de fortines con no más de unos diez hombres apostados en cada uno, acantonamientos circulares con su respectivo mangrullo o "vichadero". El francés Alfredo Ebelot dirigió la obra, en buena medida hecha por sufridos milicos.

Línea de fortines argentinos
El proyecto de Alsina, cuya función militar era la de retener territorio y conservar el dominio del estado nacional en ellas, no pretendía sumar nuevas tierras al dominio nacional argentino. Pero sí esperaba que cumpliera con una función eminentemente defensiva, deteniendo los permanentes ataques de los malones, y evitando los arreos de ganado que los indios arrebataban a las estancias y, llevándoselos por la ruta de la Rastrillada grande, vendían luego en su tierra de origen, Chile. La divisoria física pretendía terminar con esta transferencia de riqueza pecuaria del atlántica a la pacífica y con la carga de sus costos (pérdida de vidas humanas, gastos en defensa, despojo de riquezas consistentes en bienes de uso, y cautivación de mujeres que pasaban a servir económica y sexualmente como esclavas) que soportaban los pobladores de los pagos saqueados. Si bien la Zanja de Alsina no fue eficiente respecto a la entrada o salida de los indios montados, que la sorteaban desmontando y creando desde ambos lados derrumbes que proveían de cruce a las cabalgaduras, sí surtió efecto respecto a la merma de robo de ganado de los campos, toda vez que los indígenas se vieron obligados a abrir portillos en la zanja, que no se preveían suficientes para escapar con tropillas de vacunos y que, al huir, muchas veces no podían volver a utilizar porque debían tomar otro camino. La obligada tarea les demandaba una pérdida de tiempo suficiente como para que las tropas los alcanzaran y evitaran el cruce de los arreos. La motivación del saqueo se redujo así a los otros resultados del mismo.

La Zanja de Alsina marcó una nueva fase de la ampliación hacia el sur de las fronteras efectivamente ocupadas por el estado argentino. Sin embargo su estrategia eminentemente defensiva no fue útil para proteger y resistir los ataques indios por lo que -fallecido su creador-, en 1877.

La Zanja de Alsina no podía evitar el paso de los indios, pero apuntaba a demorar el del ganado y a dar, por lo tanto, tiempo a las partidas para hacerse presentes y recuperar los animales. De hecho, hubo después incursiones minúsculas.


La zanja se construyó entre 1876 y 1877 y hacia esa época los malones terminaban, en parte debido a esa obra aparatosa y también por la aparición del Remington de retrocarga, que ponía a las indiadas en franca inferioridad combativa. Pero hay de por medio un hecho más importante: era claro que tender esa línea protectora equivalía a renunciar -así fuera de modo transitorio- a seguir el avance en el territorio. Sabido es que el general Roca se oponía de plano a ese parecer y que no bien la muerte de Alsina lo convirtió en nuevo ministro de Guerra, volcó toda su influencia en favor de una gran batida para expulsar a los aborígenes hasta más allá del río Negro.

Araucanos y Tehuelches
Los mapuches son sólo ORIGINARIOS de la inventiva del Foreign Office británico.

Ni Rosas o Roca los mencionan en la Campaña al Desierto, tampoco los historiadores, ni la famosa expedición a los Indios Ranqueles. Tampoco los menciona la historia oficial en las Provincias ni Museos de Historia del Neuquén Santa Cruz, Chubut, Río Negro, Mendoza, ni San Juan…

¿Desde cuándo han aparecido estos mapuches en escena? Su propia bandera es similar a la nueva Sud Africana, luego del apartheid utilizaron a Mandela, y ahora desean utilizar a un pueblo que no es originario de nada, sólo Tehuelches y Araucanos lo son.


Quede en claro que la expedición de Roca, resultó la primer guerra contra Chile y no una campaña contra el indio, como muchos pretenden hacerlo notar. A las pruebas me remito cuando sostengo que por entonces el 90% de la población chilena era indígena, que no es cosa menor. En síntesis, nuestro país defendía la soberanía sobre una Patagonia que los caciques deseaban y ellos… eran chilenos.

Hoy todos los nacidos en el suelo patrio somos ARGENTINOS, y ya no caben falsas reivindicaciones indigenistas ni de pueblos originarios inexistentes. Desde comienzos del siglo XVI está presente la sangre hispana en todo el suelo argentino y los pueblos originarios de la Patagonia anteriores a esa fecha fueron las etnias TEHUELCHES.

Toldos Tehuelches
El invento “mapuche” data sólo del siglo XIX, insisto que hoy todos somos argentinos y nadie tiene ningún derecho a reivindicar etnias ni pueblos diferentes al argentino so pena de colaborar con los intentos Ingleses, Norteamericanos e Israelitas para desmembrar y despotenciar a la Patria Argentina.

Este tema mapuche y su propaganda instalada por agrupaciones de izquierda y populistas han hecho del indigenismo una cuestión de estado, es preciso comenzar a desbaratarla de raíz. Lamentablemente no sólo los políticos venales y periodistas pagados por el sistema, sirven de difusores de una mentira infame, sino que han caído en ella y no siempre por ingenuidad.

Obispos y Curas que fieles a sus posturas tercermundistas, impulsan como verdad de Perogrullo, dando así por sentadas todas y cada una de esas falacias.

Se llegó al extremo inconcebible de engañar al Santo Padre Juan Pablo II y ahora al Papa Benedicto XVI cuando les hicieron decir que el gran santo Ceferino era Mapuche y no Tehuelche. Es difícil creer en la inocencia por desconocimiento de los Obispos patagónicos en esta maniobra vil, porque es dable suponer que si han llegado a esas instancias de la jerarquía, deben poseer una cultura general histórica de su patria compatible con su rango.


http://www.lahistoriaparalela.com.ar/

sábado, 7 de enero de 2017

El mundo es redondo y da vueltas . . . !!!


El león demarca su territorio, y no quiere perder lo que ha conquistado.-

Es suyo, le pertenece, hizo el esfuerzo de cazar a su presa, y ahora siente el derecho a disfrutarla.-

Y en ese momento es herido. El animal saca fuerzas de las que le quedan y ataca con más fiereza aún, porque lo han herido.-

Entonces se vuelve contra quien le hirió, se avalancha con toda su potencia, sus garras abiertas para destrozar la carne, y sus fauces abiertas para hundir sus colmillos.-

Un león herido es más peligroso., así lo afirman quienes saben.-

El león quedará en paz sólo cuando haya derrotado al enemigo, lamerá sus heridas, y descansará su cuerpo junto al fruto de su caza.-

A veces podemos sentirnos o actuar como el león. No nos gusta que nos quiten lo conquistado, lo que hemos logrado con esfuerzo, constancia, dedicación, esmero, paciencia, y cariño.-

Es el cuadro de fútbol que muerde una derrota cuando estaba a punto de clasificarse, pero va por el partido de revancha, dispuesto a dejarlo todo en la cancha.-

Es el estudiante, al que una mesa de profesores le arruina un examen a pesar de haber estudiado esforzadamente, pero aguarda una segunda oportunidad para demostrar que sabe, que conoce la materia.-

Es el candidato que vuelve a buscar el apoyo popular que finalmente lo lleve al cargo que en otra oportunidad los votos le han negado.-

No, no nos gusta perder y especialmente no nos gusta perder lo que hemos logrado.-

No nos gusta que otro nos birle la novia.-

No nos gusta que otro se nos quede con la casa que ya era nuestra.-

No nos gusta que nos roben el automóvil que compramos con sacrificio.-

No nos gusta, no lo podemos soportar.-

Es propio de nuestra naturaleza humana.-

Pero también es propio de la existencia, de esta vida compleja que nos toca vivir, que estemos no en un jardín de orquídeas, sino en uno de rosas, donde hay perfume y color, pero también hay espinas.-

A veces tenemos que hacer un esfuerzo sobrehumano para comprender, entender y –lo que es mucho más dificil aún— aceptar, que hay situaciones humanas que no son simples, sencillas, como las querríamos y nos gustarían.-

Nos es dificil aceptar que nos toca perder, o que al querer asir la rosa, nos hemos pinchado con una espina.



Nos es dificil aceptar los reveses, las trastadas, las dificultades y las horas amargas que la existencia nos depara.-

Y sin embargo, es allí, en esa coyuntura dificil, desdichada, dramática sin duda, donde somos llamados a extraer de nuestro corazón y de nuestro ser todo, lo mejor.-

A darnos más que nunca y mejor que nunca.-

Tal vez, y sin tal vez, esa es la única forma de redimirnos. Es la única forma de adquirir mayor estatura. Es la única forma de respetarnos y de hacer que se nos respete.-

Y desde allí, renovar la esperanza, aguardar con fé que lo “imposible” ocurra, y saber esperar, porque –por experiencia lo digo—la respuesta siempre llega, aunque a veces es distinta a la que imaginamos, y a veces nos parezca que ha demorado demasiado.-


martes, 30 de agosto de 2016

En Corcovado, Chubut, Patagonia Argentina.-

Si habremos interpretado este tema en Corcovado, Chubut; noches de guitarreada que jamás volveremos a disfrutar; mi viejo, el jefe " WASHINGTON FLORES" se marcho a mejores tierras.-





video

viernes, 20 de mayo de 2016

MISIÓN SECRETA BRITANICA DURANTE LA GUERRA DE MALVINAS

 20 de Mayo de 1982



Malvinas: el día en que Gran Bretaña pensó invadir Tierra del Fuego Contemplaba un ataque desde el territorio chileno. La colaboración de Pinochet con Gran Bretaña duró toda la guerra. Lo revela una investigación oficial encargada por el gobierno británico El libro del historiador inglés Lawrence Freedman sobre la guerra de Malvinas, basado en documentos secretos de Londres y que acaba de publicarse en Gran Bretaña, contiene información detallada sobre la sostenida colaboración del régimen de Augusto Pinochet con las fuerzas británicas, que llegó al punto de hacer pensar a los militares británicos en la posibilidad de invadir el territorio argentino de Tierra del Fuego desde el lado chileno de la isla. El plan, que fue desechado por cuestiones operativas, echa luz sobre otro hecho polémico del que sí se tuvo noticia: la misteriosa caída de un helicóptero inglés a 18 kilómetros de la ciudad chilena de Punta Arenas, el 20 de mayo de 1982. En aquel momento, sus tres tripulantes —Alan Benett, Richard Outching y Blain Imrie— fueron "devueltos" a Londres.-

Pero Freedman revela ahora que en el helicóptero había otros ocho tripulantes, que fueron sacados de Chile en silencio (ver página 37). Según el historiador, eran oficiales de las Fuerzas Especiales Británicas que debían destruir una base argentina en Tierra del Fuego.-

A continuación, un extracto del capítulo dedicado al apoyo Durante el curso de la guerra, la presencia de una sólida fuerza chilena en la frontera había ayudado a Gran Bretaña aunque más no fuera por el hecho de que tenía amarradas a dos de las brigadas de Infantería de Marina superiores de Argentina: Chile no había dejado de golpe de ser percibido como una amenaza por Argentina. A medida que la guerra se acercaba a su conclusión, surgió preocupación de que Chile pudiera querer aprovechar las dificultades de Argentina. Pareció organizarse con cierta prisa una operación importante con 10.000 hombres que se iniciaría a comienzos de junio. Heath sugirió dar instrucciones de convocar en privado a algunas altas figuras chilenas para aclarar que Gran Bretaña no tenía intención de ser parte de ningún "incidente fronterizo" entre Chile y Argentina. Si bien el Foreign and Commonwealth Office seguía pensando que era poco probable una acción chilena precipitada, Heath recibió autorización de establecer contacto para averiguar qué estaba pasando, siempre y cuando no expresara ninguna opinión sobre la cuestión.-

Heath informó acerca de la visión chilena de que los refuerzos en el Sur se habían considerado necesarios debido a la incertidumbre acerca de las intenciones argentinas, especialmente si mantenían lejos a Gran Bretaña, pero que teniendo en cuenta que ahora esto era poco probable y que Gran Bretaña regresaría a Malvinas, se sentían más tranquilos y estaban retirando algunas unidades. hileno. La Operación Mikado (en inglés: Operation Mikado) fue el nombre en código por el que el Reino Unido designó durante la Guerra de las Malvinas en 1982 al frustrado plan de ataque comando a la Base Aeronaval Almirante Hermes Quijada(53°46′52.20″S 67°45′14.00″O) en Río Grande (Tierra del Fuego) en la Argentina. Con ello los mandos británicos no logran hacerse con el control de la base garantizándose así la victoria argentina. Mikado es un término que en idioma japonés significa la puerta y que se usaba antiguamente para denominar al emperador de Japón. Planeamiento.-

Debido a la amenaza que representaba para la flota británica la combinación de los aviones de la Armada Argentina Dassault-Breguet Super Étendard con los misiles AM-39 Exocet, 5 de los cuales formaban la 2° Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque que se hallaban operando desde Río Grande, fueron hecho planes para utilizar tropas del Escuadrón "B" del Special Air Service (SAS) en una operación para destruirlos.1 El 4 de mayo de 1982 dos de estos aviones habían destruido al destructor británico HMS Sheffield (D80) utilizando dos Exocet en el ataque, permaneciendo otros tres misiles más en poder de la Armada Argentina ya que Francia había sólo entregado 5 antes de la guerra. Otros 9 aviones y 25 misiles fueron entregados a la Argentina luego de la guerra, pues el Reino Unido presionó para que Francia no cumpliera con los plazos de entrega durante el conflicto. Desde ese momento, ubicar y eliminar esos misiles se convirtió en una prioridad tan alta para el Almirantazgo Británico que justificaba cualquier clase de sacrificio. Se pensó en infiltrar un grupo desde Chile para dar una alerta temprana cuando los Super Etendard despegaran de Río Grande, pero los aviones Harrier británicos no podrían alcanzar a los aviones argentinos antes de que lanzaran su misil Exocet debido a la distancia en que lo hacían de su blanco. AM.39 dispuesto en un Rafale francés. Descartada la infiltración, se pensó en un plan para atacar la base, cuya intención era destruir a los misiles y a los aviones que los transportaban y matar a los pilotos en sus cuarteles y luego refugiarse en Chile, esgrimiendo como excusa un desperfecto técnico, se dirigirían a la base aérea de Punta Arenas.2 Dos planes fueron elaborados y experimentaron ensayo preliminar en las montañas de Escocia: el aterrizaje de 25 comandos SAS en dos aviones C-130 Hercules directamente sobre la pista de Río Grande; y la infiltración de 24 SAS en botes inflables transportados hasta pocas millas de la costa en un submarino. Los dos planes generaron un considerable rechazo por algunos miembros del SAS que los consideraban una misión suicida.3 Irónicamente, el área de Río Grande estaba defendida por 4 batallones completos del Comando de la Infantería de Marina, algunos de cuyos oficiales habían sido entrenados en el Reino Unido por Special Boat Service (SBS) en años anteriores.4 El primer plan recibió la mayor consideración, como los dos aviones serían detectados por los radares argentinos a unas 30 millas del objetivo, para reducir la efectividad de la defensa antiaérea se planeó ejecutar la operación de noche. Una vez cumplidos los objetivos de la misión, si los aviones sobrevivían, se escaparían en ellos, de lo contrario, los comandos estaban entrenados para subsistir en un terreno helado mientras escapaban hacia Chile. Super Etendard de la Armada Argentina. Después de la guerra, los comandantes de la Armada Argentina admitieron que ellos esperaban que se produjera algún golpe de mano empleando comandos del SAS, pero nunca esperaron que un Hercules aterrizara directamente sobre la base, aunque hubieran perseguido fuerzas británicas incluso en territorio chileno si los atacaban.5 Helicóptero británico en Chile[editar] El jefe del SAS, general Peter de la Billière, decidió enviar un helicóptero para reconocer el objetivo, la ubicación de los aviones y del combustible.-

A las 00:15 hs del 18 de mayo el teniente Hutchings —asignado al HMS Hermes— despegó del HMS Invincible'' con su helicóptero Sea King ZA-290 y un grupo de 3 soldados de élite del SAS, quienes iban armados y con equipos de comunicación satelital. Su misión era insertarlos en las proximidades de la base de Río Grande, donde estaban los Super Étendards con sus Exocets, para observar sus movimientos y preparar la llegada de dos transportes con 50 comandos que destruirían esa base esencial para la Argentina. Después serían evacuados o huirían hacia Chile, donde el gobierno de Augusto Pinochet había garantizado en secreto apoyo para ser evacuados. Ya días antes había llegado a Chile el capitán identificado después como Andrew H. bajo la cobertura diplomática de asistente del agregado militar, para realizar un reconocimiento preliminar de las rutas, la frontera y planear cómo se abastecerían. Sus movimientos no fueron restringidos en ningún momento. Ronald Reagan había advertido a Margaret Thatcher que una operación así en territorio continental argentino podía involucrar en la guerra a otros países del TIAR, como Perú y Venezuela, pero el gobierno británico optó por ignorar esa consideración y las objeciones de sus propias unidades de comandos. Tal y como los comandos temían, el ZA-290 los instrumentos del helicóptero indicaron que habían sido detectados por radares argentinos a 20 kilómetros del objetivo y el teniente Hutchings decidió cancelar la operación y dirigirse directamente a Chile.6 Sin combustible, tomó tierra en la playa de Agua Fresca, ya en territorio chileno. Fue abandonado y destruido por sus ocupantes, quienes se entregaron a las autoridades chilenas y luego retornaron al Reino Unido en un vuelo regular de Santiago de Chile a Londres.-

El Ministerio de Defensa británico oficialmente declaró que el helicóptero debió hacer un aterrizaje de emergencia debido al mal clima. Nuestros radares observaron que el helicóptero se desplazaba desde el territorio chileno hacia la Argentina. Cruzó la frontera, luego quedó suspendido en el aire por unos minutos y desapareció del radar, clara señal de que había descendido. Volvió a aparecer a los 5 minutos en las cercanías de la planta de combustible y a 5 kilómetros de la estancia de Sara Braun, al sur de Río Grande y casi sobre el mar. Declaraciones del vicealmirante Horacio Zaratiegui en 1983. El helicóptero británico fue detectado por 3 radares argentinos en la isla Grande de Tierra del Fuego. El primero en detectarlo fue el radar del destructor ARA Bouchard, fondeado en la bahía Esperanza, de donde se dio aviso al destructor ARA Piedrabuena ubicado más al norte, que también lo detectó. El tercer radar fue el de la propia base Hermes Quijada. Se informó que el helicóptero se desplazaba a 90 nudos de velocidad y rumbo 090 con dirección al este. Durante el día, seis helicópteros argentinos e infantes de marina buscaron rastros del helicóptero intruso sin poder hallarlos. Como precaución, la base aeronaval fue minada y una compañía de infantes de marina se apostó en ella. El helicóptero de apoyo, otro Sea King con matrícula ZA-292, retornó al HMS Invincible. Los miembros del Escuadrón "B" del SAS se hallaban en la isla Ascensión cuando se descubrió que la Argentina contaba con mejores radares de lo previsto. La Operación Mikado fue cancelada luego de que 8 comandos del escuadrón "D" del SAS murieron al caer al mar un helicóptero que los trasladaba de un barco a otro pocas semanas después7 y el Almirantazgo prosiguió con sus planes de reconquista bajo la amenaza de los Exocet. Luego de que los misiles hundieran el Atlantic Conveyor con 20 helicópteros a bordo, una nueva misión fue planeada, esta vez se utilizaría un submarino Onyx para infiltrar 24 comandos SAS en Tierra del Fuego mediante botes inflables Gemini. Un ensayo se realizó en aguas del estrecho de San Carlos en las islas Malvinas, mientras la base argentina era reforzada con tres batallones de infantería de marina. 

El fin de la guerra evitó que la operación se realizara.8 Posible implicación chilena. El humo producido al quemar el helicóptero alertó a los carabineros y a la prensa chilena y al amanecer del 18 de mayo fueron descubrieron los restos del helicóptero británico abandonado y destruido por sus ocupantes cerca de Punta Arenas, Chile, lo que atrajo considerablemente la atención internacional en ese momento. Desde el lado argentino se argumentó que ese helicóptero procedía de Chile. Aunque los comandos oficialmente se entregaron a las autoridades chilenas, en ningún momento se los trató como a prisioneros.-

El general chileno Fernando Matthei confirmó en una entrevista concedida al Centro de Investigación y documentación de la Universidad Finis Terrae en 1999 que durante toda la guerra existió una constante cooperación al más alto nivel con el Reino Unido. Poco antes, Margaret Thatcher también lo haría público para defender a Pinochet durante su detención en el Reino Unido. Debían volar hasta la base naval de Río Grande, en Tierra del Fuego, donde estaban los misiles. Aterrizar en dos Hércules C-130, destruir los misiles, los aviones Super Etendart, matar a los pilotos y refugiarse en Chile, "territorio neutral" con la excusa de un desperfecto técnico. Reagan le advirtió a Thatcher que esta clase de operaciones forzaría la intervención de otros países latinoamericanos en la guerra como Perú y Venezuela.-

(Claudio Dominguez)